Segundino Ilustres

Segundino Ilustres

Dentro de la historia de nuestra Compañía han existido personajes relevantes e importantes en el acontecer de la ciudad como de nuestra institución. Muchos de ellos a falta de registros históricos, lamentablemente han sido olvidados. Sin embargo a través de lectura e historias traspasadas de generación en generación, podemos señalar a algunos de ellos.
José Miguel Gonzalez (QEPD): Fue nuestro primer Director, designado en el año 1874 para cumplir con la misión de formar operativamente nuestra Compañía.
Reinaldo Miranda Meneses (QEPD): Miembro fundador de nuestra Compañía y recordado por ser el último fundador en fallecer. Cabe señalar que Miranda Meneses fue Bisabuelo de nuestro actual Miembro Honorario Marcelo Miranda Verdugo.
Manuel Maria Miranda Cuellar (QEPD): Director y Superintendente de la institución. Se le reconoce como el Superintendente que logró modernizar el material mayor de aquel entonces, situación que sin embargo no hemos podido comprobar mediante registros escritos a la fecha. Cabe señalar que Miranda Cuellar fue abuelo de nuestro actual Miembro Honorario Marcelo Miranda Verdugo.
Manuel Maria Miranda Droguett (QEPD): Segundo Mártir de nuestra Institución y primer mártir de la Compañía. Cabe señalar que Miranda Droguett fue tío de nuestro actual Miembro Honorario Marcelo Miranda Verdugo.
Américo Castillo Arancibia (QEPD): Comandante durante muchos años de la institución, lo que lo llevó a ser elegido como Comandante Honorario, cargo que nadie más ha ocupado en la institución hasta ahora. Cabe señalar que Castillo Arancibia fue padre de dos de nuestros Miembros Honorarios, los bomberos Iván Castillo Yañez y Américo Castillo Yañez.
Antonio Rojas Reyes: Director y Superintendente, su labor y rol en la institución lo ha llevado a ser reconocido como Superintendente Honorario de nuestro Cuerpo junto a Don Ricardo Bazán Molina. Sin embargo Rojas Reyes fue el primer Superintendente Honorario y además es el único en vida que mantiene su cargo.
Victor Alvarez Rojas: Nuestro Miembro Honorario más antiguo. Si bien es cierto aún no existe un registro nacional completo, según investigaciones realizadas a través de la JNBCh y de distintos Cuerpos de Bomberos, Don Vitoco (como cariñosamente le decimos) debe ser el bombero vivo más antiguo de Chile, con 83 años de servicio. A continuación el extracto de una biografía realizada junto a él en abril del 2013, cuando cumplió 80 años de servicio:

“Biografía de Victor Alvarez Rojas”

victor1
Don Victor Alvarez Rojas nació el 8 de diciembre de 1920. El 19 de abril de 1933 a la edad de 13 años ingresa a la Segunda Compañía en calidad de “abanderado”, cargo que en aquellos tiempos era ocupado por niños en nuestra institución. De familia con tradición bomberil , su abuelo Bernardo Alvarez Lemus, su padre Ricardo Alvarez Aldaí y su hermano Mario Alvarez Rojas pertenecieron a nuestras filas, éste último fallecido luego de 10 años de servicio. Hoy todos ellos descansan en el mausoleo del Cuerpo de Bomberos en el cementerio general de nuestra ciudad.
De profesión Ayudante de Mecánico, trabajó en sus inicios en la Compañía de Cervezas Floto y posteriormente en la Compañía de Cervecerías Unidas (CCU), cuando era estudiante ocupó el cargo de Ayudante de Compañía por un lapso aproximado de 10 años. Fue ayudante de maquinista, y a pesar de nunca haber sido titular como maquinista, según lo averiguado no faltó la oportunidad en que debido a las circunstancias manejó las máquinas hacia alguna emergencia.
Dentro de las emergencias recordadas en las que participó se encuentra el incendio que en el año 1936 ocurrió en el centro de la ciudad, afectando las dependencias del en ese entonces Arzobispado y de la “Alcaldía”, participando con tan sólo 16 años de edad, incendio que significó el nacimiento de la Quinta Compañía “Mair Cazes Sadi”.
Muchas anécdotas e historias se pueden escuchar al oír sus relatos, como por ejemplo cuando acudió en apoyo de los hermanos bomberos de Coquimbo, en el incendio de la “Casa Grace” en donde en la mañana los infantes de marina que se encontraban en el puerto en el momento y luego de una noche ardua de trabajo, invitaron a los bomberos “serenenses” a tomar un delicioso y contundente desayuno mientras a los locales les indicaban que ellos eran de ahí, por lo que si querían desayunar, que se fueran a sus casas. En esos tiempos era recurrente el prestar apoyo entre vecinos, y la forma de movilizarse era bajar hasta el camino (en aquellos tiempos de tierra) y esperar que algún vehículo que pasara los llevara o esperar la buena voluntad de alguna Automotora que los llevara hacia el llamado.
El último gran incendio en que participó activamente como bombero, fue en octubre de 1988 tras siniestrarse la que hoy en día es el Campus Isabel Bongard de la Universidad de La Serena, más conocida como “Ex Escuela Normal” a la edad de 68 años y con 55 años de servicio.
Hasta hoy no ha dejado de participar en nuestra compañía y las citaciones de comandancia, pudiéndolo ver en cada desfile FORMANDO con el resto de la compañía e incluso más de algún oficial se ha llevado consigo algún reto al ofrecerle cortésmente que se ubique con las autoridades en vez de formar.
Ídolo y ejemplo para todos nosotros, fuerte y noble como un gran Roble, El 19 de abril del 2017 se cumplen 84 años desde que ingresó a nuestras filas, pasando hoy en día a ser sin duda uno de los 5 bomberos más antiguos de nuestro país y el más antiguo de nuestra región. 84 años de servicio que nos dejan un legado de honor, valor, sacrificio, abnegación y un sinfín de calificativos que todas las palabras que se nos vengan a la mente no podrán describir. “